En horas de la noche de ayer y en una zona rural del Alto Valle Este, un grupo de delincuentes robó cables de media tensión, lo que generó trastornos en ese sector para frutícolas, productores y los vecinos de Ingeniero Huergo y General Enrique Godoy, que por el corte de energía se quedaron sin agua durante varias horas.
El hecho, de acuerdo a fuentes operativas de la distribuidora EdERSA, ocurrió alrededor de las 22:00 de ayer. “Utilizaron el peligroso método de costumbre: con una sierra atada a un puntal, cortaron los cables y se llevaron alrededor de 150 metros de media tensión. Por ello quedó fuera de servicio una importante zona rural de Godoy y de Huergo, además de generar inconvenientes en la planta de agua que abastece a las dos ciudades”, indicó el ingeniero Damián Álvarez, Responsable Operativo de EdERSA en esa zona.
La guardia de la distribuidora encontró el lugar donde se produjo el ilícito y la policía tomó constancia del mismo. Realizando maniobras operativas en las redes, se dejó en servicio a los usuarios afectados -sólo quedaron sin luz una decena de vecinos de Hergo-, y en estos momentos se trabaja en las reparaciones pertinentes. Los trabajos culminarán en horas del mediodía.
El robo de cable provoca enormes pérdidas económicas, peligros constantes y dolores de cabeza para los usuarios afectados. En los últimos meses, EdERSA sufrió el hurto de 5.000 metros de líneas, lo que significa que más de 6.000 usuarios se quedaron sin luz, y que la distribuidora perdió unos 20.000.000 de pesos desde fines del año pasado hasta esta parte.
En “jurisdicción de la sucursal Villa Regina de EdERSA, los hechos delictivos contra instalaciones eléctricas se suceden, al punto que ya suman unos 1.250 metros de cable de media tensión que fueron arrebatados en 10 episodios ocurridos durante este año. El perjuicio económico para EdERSA, sólo en esa localidad, es enorme en lo que va de 2021. Pero el daño no es sólo monetario.
“Alrededor de 3.700 usuarios de esas tres localidades se vieron afectados por los cortes que provocan aquellos que roban cables, con un tiempo promedio de interrupción de servicio que oscila entre las 3 y las 6 horas”, indicó la misma voz.
Pero lo más grave es el peligro que corren los delincuentes. ¿Por qué? “Cortan los cables con una sierra adosada a un puntal de álamo, una operatoria sumamente riesgosa porque se encuentran ante niveles de tensión alta y EdERSA cuenta con equipos que frente a una falla, pueden reconectarse automáticamente sin importar de que los delincuentes estén en contacto con el cable”, explicó Álvarez.
El ingeniero contó que generalmente los robos ocurren en zona rural de Villa Regina; barrio Villa Aberdi; sector de ruta 22 en la localidad de Gral Enrique Godoy; y zona de ruta 22 de Mainqué.
Justamente en Mainqué ocurrió uno de los últimos hechos delictivos. El jueves 29/4 se alzaron con decenas de metros en media tensión, lo que acarreó la salida de servicio del bombeo de agua de esa localidad. Es decir, más allá del daño económico, todos los vecinos de Mainqué se vieron perjudicados porque se quedaron sin agua potable durante varias horas. Ahora les tocó a Huergo y Godoy.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here